Archivo virtual

FAU: Seguridad General [’67]

In FAU: Seguridad General (1967) on marzo 12, 2010 at 3:05 am

Digitalización: Leopardo Mera

Acción Directa Anarquista: Una historia de FAU, Tomo IV, Juan C. Mechoso, Capítulo II, pag. 54

Una porte poco legible habla sobre la no divulgación de determinados mecanismos de la Organización, igualmente de aquellos planes que corresponde mantener en secreto. Sobre el ingreso de militantes y condiciones inaceptables. “individuos que debe ser descartados antes del ingreso por no reunir condiciones mínimas”.

Consideraciones acerca de que “la capacidad de seguridad se educa en los compañeros a medida que se actúa y corren riesgos”.

Agrega: “Consideramos a la seguridad en un sentido dinámico; debe practicarse con preocupación hasta el límite que no cree ‘parálisis’ a la militancia. No interesa un militante que dure eternamente si no actúa. Durar para militar y militar para durar, es la consigna combatiente en este tema”

II) Seguridad Personal.

1. Discreción.

Es una cualidad fundamental que cuando falta en los militantes de la Organización, lo hace sumamente vulnerable al enemigo. Existe la tendencia generalizada a preguntar y/o contar ‘cosas de la militancia’ a compañeros o amigos allegados. La experiencia indica que tal actitud es negativa… La noticia innecesaria con ‘encargado de exclusivo secreto’ corre de unos a otros hasta llegar muchas veces a oídos del enemigo. Cuando el militante pregunta por curiosidad… se está cargando de información que en caso de que sea detenido y sometido a presiones por parte de la represión, lo hacen más inseguro (cuanto más elementos se tienen que ocultar en un interrogatorio, psicológicamente es más vulnerable).

La discreción se educa. Los riesgos creciente que el militante debe sortear, el trabajo con compañeros más experimentados que actúan en forma prolija, las críticas oportunas, etc., son elementos que contribuyen a concientizar a los nuevos militantes…

No obstante hay niveles patológicos de indiscreción. Gente absolutamente extrovertida y/o curiosa incapaz de guardar nada dentro de si, que debe ser descartada…

2. Puntualidad.

Es un elemento fundamental dentro de la seguridad. Los compañeros debe cumplir con horarios de citas. La norma debe admitir una tolerancia no mayor de 15 minutos… pocos minutos han costado la prisión…

3. Compartimentación.

Las condiciones de la lucha revolucionaria exigen que los compañeros tengan una estricta compartimentación… es una necesidad… debe cumplirse estrictamente…

4. Seudónimos.

Una vez integrado el compañero a un grupo de trabajo, debe tomar un seudónimo que lo vincule en su militancia dentro de la Organización. Pueden usarse cuantos seudónimos sean necesarios si el compañero actúa dentro de la Organización en distintas tareas que lo conectan a diversos grupos compartimentados entre sí. Esta consideración es válida para situaciones especiales puesto que no es conveniente que un compañero cumpla tareas diversas…

El seudónimo es útil y necesario si se usa adecuadamente…

Desde el momento en que el compañero pasa a usar un seudónimo, apenas se le pone en contacto con nuevos compañeros de militancia, debe desconectarse frente a sus nuevas relaciones del nombre real, domicilio, lugar de trabajo, relaciones personales, etc.

En síntesis, el seudónimo debe ser usado correctamente, para aumentar la seguridad. Su uso inadecuado, abusivo, o no consciente de las implicancias que crea, le transforman de instrumento útil en elemento de inseguridad…

5. Tenencia de documentos, papeles, impresos, etc.

Al cabo de la jornada de tareas un militante acumula una serie de papeles y/o anotaciones. Debe imponerse la disciplina de antes de entregarse al descanso diario revisar los bolsillos de modo de eliminar todo lo comprometedor e innecesario.

De no adoptarse esta práctica se corre el riesgo de que en poco tiempo, un compañero poco ordenado se convierta en un archivo ambulante de ‘prontuario del movimiento’. Esta precaución debe adoptarse además en el domicilio de cada uno…

Buscar lugares especiales donde un riguroso allanamiento no localice los documentos.

Normalmente la policía obtiene muchos elementos comprometedores en interrogatorios, (proporcionados por los propios militantes) que… al caer detenidos, tienen encima profusa documentación y también en la casa en forma inapropiada.

6. Cambio de vida.

Es común que al integrarse a la militancia política, los compañeros modifiquen su forma de vida. Lo más corriente es que la actividad militante los sustraiga de lugares que antes frecuentaba, amistades, costumbres, etc. Este tipo de cambio que se da muy frecuentemente, debe graduarse de modo de no despertar la atención.

En estos momentos, la prédica del enemigo más las características de la lucha determinan un estado de alerta…

El caso se torna más crítico aún, en algunos sectores jóvenes y/o de extracción estudiantil donde el recién iniciado, al impulso de un entusiasmo explosivo, llega a adoptar posturas absurdas y por lo tanto que llaman la atención.

Un militante es más seguro cuanto mayor naturalidad pueda exhibir en su vida cotidiana. La seguridad está reñida con las posturas ‘originales0. Cuando más integrado al medio en que se actúa, más cobertura tiene un militante para una labor eficaz…

7. Uso del teléfono.

Bien usado, es un instrumento útil para las comunicaciones otorgándole mayor agilidad a las tareas. Empleado con imprudencia se torna un peligroso elemento atentatorio contra la seguridad.

a) Debe partirse de la base que, actualmente la represión cuenta con elementos técnicos capaces de efectuar múltiples intervenciones en la red pública domiciliaria. Esto determina que, periódicamente, los teléfonos de militantes pueden estar intervenidos y sea -por tanto- peligroso mantener conversaciones en que se mantengan datos y nombres.

El uso adecuado del teléfono exige que se le destine fundamentalmente para fijar encuentros o detalles de acciones ya convenidas, y usando un lenguaje que revista la conversación de trivialidad. No deberán manejarse nombres, lugares, horas, etc., que correspondan a la designación real. Para comunicarse deberá existir un previo acuerdo sobre esos elementos. La llamada en lo posible deberá hacerse desde un monedero…

9. Desplazamientos.

La seguridad en los desplazamientos tiene estrecha relación con la seguridad de los locales…

Sean cual sea el medio de locomoción que se utilice es importante mantenerse alerta frente a posibles seguimientos.

Cuando no se porten elementos voluminosos o de riesgo, es conveniente el uso de transportes colectivos. Cuando se concurre a un lugar con cierta asiduidad, conviene bajarse en lugares diferentes variando a menudo el recorrido que se efectúa…

En caso de suponerse seguido… recién una vez que se haya comprobado que no existe peligro se concurrirá al lugar de destino.

Cuando se deban portar objetos comprometedores y/o de riesgo deberán utilizarse otro tipo de vehículos. Los taxis… son riesgosos… Para este tipo de desplazamiento lo más recomendable es el uso de vehículos particulares. Los vehículos, si no es imprescindible, por la necesidad de cargar o descargar objetos pesados, deberán estacionar o hacer bajar a los compañeros en un lugar próximo al de la cita pero a una distancia prudencial… La zona de estacionamiento o bajada debe ser transitada y próxima a algún lugar público de modo de no presentar sospechas. Antes de llegar al lugar de estacionamiento y previo a cerciorarse de que el vehículo no es seguido, conviene pasar frente al local a los efectos de confirmar la normalidad en el lugar.

No se enfoca en este trabajo, los desplazamientos referidos a operativos de mudanzas, etc…

10. Lugares de apoyo.

Cuando se hace una valoración militar de la seguridad debe considerarse que cada uno de nosotros se mueve en esta etapa de la lucha como un territorio enemigo. Difícilmente obtendrá apoyo de la población en determinadas condiciones (riesgo)…

No faltarán además soplones o chismosos que sin mayor conciencia colaborarán con el enemigo.

EN consecuencia, el militante deberá tener estudiado de acuerdo al lugar donde se mueve, lugares de apoyo seguros donde recurrir en caso de problemas.

III) Seguridad de los Locales.

1. Domicilio de los militantes.

Al encarar normas de seguridad personal, nos referiremos a aspectos que tienen que ver con el domicilio del militante…

No deberán existir documentos, direcciones, impresos, fotos recientes… que puedan servir a la represión.

En el caso de tener la necesidad de guardar en el domicilio elementos militantes es conveniente idear algún escondrijo que pueda suponerse insospechable ante una minuciosa inspección… con imaginación y paciencia, deberá procurarse un escondrijo seguro. Otra alternativa para evitar ‘cargar’ el domicilio de material peligroso, es depositarlo en manos de familiares o amigos que no realicen militancia activa… Deberá calibrarse bien antes de entregar material en la forma antes indicada, sobre la importancia de lo que se entrega y la discreción del depositario…

En el domicilio, el compañero debe tratar de presentar la apariencia de naturalidad ya recomendada cuando hablamos de lo que habría de ser su conducta de vida diaria.

El compañero deberá realizar un revelamiento lo más completo posible en torno a su domicilio, con finalidad de localizar posibles agentes de la represión, batidores, enemigos políticos, etc.

Este trabajo, le permitirá ajustar mejor las precauciones que adopte en la desinformación de los vecinos con relación a sus actividades.

El militante deberá prever siempre… una retirada de emergencia…

La utilización del domicilio de un militante como lugar de reuniones, es aconsejable en cuanto no implique des-compartimentación innecesaria o que en virtud de las costumbres del residente pueda llamar la atención con la afluencia de gente. Para usar un domicilio como lugar de reunión deberá procurarse una cobertura aceptable que conforme a la curiosidad del vecindario.

2. Locales para reuniones.

Deben tener una cobertura conveniente…

Los grupos deben tener además otros locales para reunión e instrucción de militantes, con buena cobertura. Es necesario tener este tipo de locales dado que en determinadas situaciones de emergencia, el movimiento puede necesitar lugares donde instalar un servicio evacuando de otro lugar, esconder compañeros, etc.

La cobertura que se dé a esos locales debe ser cuidadosa. Un local, antes de ser elegido deber ser examinado minuciosamente desde varios aspectos. (La numeración detallada de estos aspectos está ilegible). Los temas son: como introducir nueva gente en el local; la actividad comercial o artesanal que allí se realice y su coherencia con dueños de casa; sistema de señales que deben ser percibidos del exterior; criterios para evacuación rápida; estudio para la construcción en edificios o casas de depósitos disimulados para guardar materiales.

3. Locales para talleres.

Deberán tenerse las misma precauciones formuladas para los otros tipos de locales, más las específicas que los compañeros experimentados en la tarea, determinen.

La seguridad de un taller es fundamental, por lo que importa en si para el movimiento, el servicio que presta, el esfuerzo invertido en el montaje y la responsabilidad penal que insumirá a los compañeros que puedan caer.

4. Locales para clandestinos.

Los clandestinos pueden ser alojados: a) en viviendas junto a algún compañero legal; b) en locales para reuniones; c) en talleres; d) en lugares fuera de la zona de acción.

En los casos b), b) y c), se supone que el compañero continúa realizando sus tareas militantes. Las prevenciones ya establecidas y analizadas en los correspondientes puntos debe ser aumentadas. Los compañeros albergados cuidarán su aspecto, vestimenta y costumbres, no modificarán las condiciones de la cobertura que se había establecido para el lugar. El revelamiento de la zona y vecinos, deberá intensificarse a los efectos de detectar posibles cambios.

Si se debe recurrir al caso d), el clandestino deberá estar acompañado por personas legales que le conecten con los vecinos y justifiquen la estadía en el lugar.

En este tema existen condiciones específicas que la Organización proporcionará en cada caso.

IV. Seguridad de la Organización.

La mayor seguridad de la Organización se logra en base: a) a los mecanismos generales que la organización programe y haga funcionar; b) a la práctica eficiente de las normas que se indican en este manual acompañadas de la iniciativa y discernimiento de los compañeros en la aplicación; c) el aumento de experiencias recogida por los compañeros a raiz de una militancia continua y prolija; d) al conocimiento que posean los compañeros de métodos de interrogatorios policiales, seguimiento, etc. (tema que se desarrollará en el siguiente trabajo).

LA seguridad personal y la de la Organización, estan estrechamente vinculadas.

Las normas que en este trabajo se desarrollan NO SON RECETAS, constituyen pautas para la militancia, con meditación debe adecuar a la realidad que le corresponda vivir.

La discreción, puntualidad, prolijidad en los quehaceres son elementos fundamentales que deben estimularse para lograr aceptable seguridad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: